El embarazo y el ácido fólico

El embarazo y el ácido fólico

El embarazo y el ácido fólico

 

 

 

El embarazo y el ácido fólico deben de ir siempre unidos. El cuerpo está compuesto por varios componentes y en su justa medida, cuando existe un desequilibrio de estos componentes, es cuando empiezan los problemas de salud. La mayoría de estos trastornos suelen ser a causa las dietas desequilibradas, excesos de grasas, de azúcares etc. O simplemente que tu cuerpo no es capaz de aprovechar o metabolizar debidamente los alimentos, dejando de fabricar correctamente los químicos que nos proporcionan un estado saludable.

Cuando se aproxima el verano, es cuando nos damos cuenta de que tenemos que poner remedio a esos michelines o excesos de tripa y nos imponemos unas dietas absurdas que se nos venden como mágicas y que lo único que hacen es desajustar aún más los procesos naturales del cuerpo. Nuestro cuerpo es como una fábrica que trabaja las 24 horas, y con la tecnología más precisa, cada obrero tiene una misión concreta para optimizar las tareas que el cuerpo tiene que realizar en cada momento. Pero si no se le suministra la materia prima necesaria, va a realizar mal su trabajo, haciendo que el resto de los obreros se sobrecargue de trabajo al intentar compensar esas carencias, por lo que el proceso no será óptimo. Por causa de ese desequilibrio es más probable que contraigamos más enfermedades.

Todos los órganos de nuestro cuerpo están unidos y dependen los unos de los otros para su buen funcionamiento, y si uno funciona mal, el resto no puede realizar su tarea óptimamente, desencadenando una serie disfunciones que a largo o corto plazo crearán problemas de salud. Por este motivo hay que consumir variedad de productos y que nos aporten las vitaminas, proteínas y otros nutrientes esenciales para nuestro cuerpo, para que los metabolice y extraiga lo que necesita.

Un ácido que trabaja activamente en nuestro cuerpo es el ácido fólico conocido también como folacina o ácido pteroil-L-glutámico. Este ácido es una forma de vitamina del tipo B artificial y sintética del folato. El folato se encuentra de forma natural en los alimentos y que junto a las vitaminas C y B12  se encargan de ayudar al cuerpo a descomponer, utilizar y crear nuevas proteínas. La vitamina ayuda a formar glóbulos rojos y a producir ADN, el pilar fundamental del cuerpo humano, que transporta información genética. Tomar ácido fólico antes y durante el embarazo ayuda a prevenir ciertas anomalías congénitas. Tomar suplementos de ácido fólico antes del embarazo o durante el primer trimestre de gestación disminuye las probabilidades de un aborto.

La deficiencia de ácido fólico puede causar:  Diarrea, Encanecimiento del cabello, Úlceras bucales, Úlcera péptica, Retraso en el crecimiento, Hinchazón de la lengua o glositis y también puede llevar a ciertos tipos de anemia.

El embarazo y el ácido fólico

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El folato se encuentra en las Hortalizas de hojas verdes y oscuras, Guisantes, fríjoles secos, legumbres, Frutas, jugos de cítricos, frutos secos, granos enteros, como las almendras en alimentos enriquecidos y vísceras de animales.

la investigadora Lucy Wills durante la decada de los 30, fue la encargada de guiar la investigación e identificación del folato como nutriente y demostró que la anemia se podía revertir con levadura de cerveza. El folato se identificó que era una de las sustancias que se encontraba en la levadura de cerveza y las espinacas. Ya en 1946 se logró sintetizar gracias a Yellapragada Subbarao.

Las mujeres embarazadas o que se lo están planteando, deberían tomar al menos 400 microgramos de suplemento de ácido fólico todos los días ya que en este estado es recomendable tener los niveles de ácido fólico más elevados.

OTRAS ENTRADAS DEL BLOG